El jardín que sube las escaleras

 

Hoy traigo una propuesta de Balmori Assiciates para el Bilbao Jardín 2009. Es una idea muy sencilla, tremendamente llamativa y que se puede integrar perfectamente en cualquier ambiente urbano.

Se trata de un jardín que parte de la zona baja de unas escaleras y que sube, literalmente, por ellas. Es un cuerpo realizado en acero corten, con formas redondeadas (algunos las llamar orgánicas), rellenos de sustrato y plantado. Muy sencillo como concepto pero muy bonito sobre el terreno.

Así era en proyecto:

 

Según el proyecto original:

 

The garden climbs the stairs, running in undulating lines of different textures and colors. Envisioned as a dynamic urban space; it moves in time and with the seasons. Its lush planting cascades downas though the garden was flowing or melting, bleeding the colors into each other. In one gesture, it narrates a story of landscape taking over and expanding over the Public Space and Architecture, therefore transforming the way that the stairs and the space is perceived and read by the user. It is a garden of contrasts: the contrast between native and exotic plants, between the red flowers and the green grass, between the green grass and the grey paving. In form, the garden engages the horizontal plaza with the rising vertical plane of the steps and the upright gesture of Eduardo Chillida’s sculpture. Like the famous Spanish Steps in Rome, the garden is not only designed for visitors to ascend and descend, but for them to linger, and just be.

 

As a member of the jury for the second edition of Bilbao Jardín 2009, Diana Balmori was invited to create a garden. Dr. Balmori chose to sit the garden on the steps between two Arata Isozaki towers leading to Santiago Calatrava’s footbridge over the Nervión River. The garden compliments the list of numerous projects of Balmori Associates in Bilbao that includes Abandoibarra Master Plan (competition winner, 1997), Plaza Euskadi (under construction), Campa de los Ingleses (competition winner, 2007.)

 

El proceso de construcción es ligeramente complicado, porque hay que formar el cuerpo del jardín in-situ, con planchas de acero, que se forman, se cortan para adaptarse a los escalones y se van soldando sobre el terreno, para luego, una vez terminado de montar, aplicarle el tratamiento corten. Aquí podemos ver unas fotos del trabajo de montaje:

 

El resultado fina, una vez relleno de sustrato y con las plantas colocadas y en flor, es sencillamente espectacular. Los colores, la disposición de las plantas, el contraste con el corten, la integración con el ambiente urbano… un acierto. Y, por supuesto, la mejor parte, que el jardín te acompaña en el recorrido por las escaleras. Ahora vemos unas fotos del trabajo terminado:

 

Fuentes: Las fotos del artículo son de Iwan Baan, y el documento del que he extraído la información lo podéis leer aquí (pdf 9,2 Mb)