La Eco.acequia se lleva el 3er premio

 

Estamos de enhorabuena: tal y como comentaba en la entrada anterior, el proyecto de Eco.acequia estaba entre los 5 finalistas del concurso para la reforma de la ladera del Vinalopó a su paso por Elche; pues hemos quedado terceros en ese concurso.

El proyecto es muy interesante, aquí que os dejo unos apuntes sobre el mismo:

La idea principal del proyecto consiste en recuperar la relación que siempre había tenido Elche con el agua del río y las acequías que riegan los palmerales.

 

Para devolver a los ciudadanos el contacto con el agua, desviamos parte del río Vinalopó en la cabecera del parque para que el agua discurra por las laderas del barranco, previamente mejoramos su calidad mediante un sistema de fitodepuración. La eco.acequia acompaña al paseante y la humedad que genera permite el crecimiento de vegetación de ribera, aparecen distintos elementos que potencian la relación entre los usuarios y el agua.

 

La Eco.acequia estructura todo el parque a partir del agua de la misma manera que Elche se ordena a partir de las acequias del palmeral.

 

Para conocer mejor el proyecto aquí os dejo los enlaces oficiales:

 

Ahora sólo falta celebrarlo y ¡empezar a pensar en el siguiente concurso!

Comentarios

  1. alrior dice:

    Aunque siempre es gratificante ser el diseñador del proyecto elegido, no está nada mal ser los 3º. El proyecto es alucinante, jamás me hubiese imaginado un diseño tan original y con tan buen uso del agua. Me ha gustado muchísimo lo de la mini estación depuradora para hacer utilizable el agua, y más sabiendo la calidad con la que sale de la depuradora de Elda, que es vertida directamente al río en unas condiciones no demasiado "higiénicas"… 😀

    Enhorabuena por vuestro trabajo chicos, y a ti Hugo 😉 enhorabuena por la elección de las especies autóctonas, que imagino que esa habrá sido parte de tu trabajo 😀

  2. El surco dice:

    […] que te permita utilizar tus mañas pero a favor y no en contra. Así funcionan las acequias, regando zonas nuevas a las que los naturales viejos surcos no llegan.Resumiendo, no hace falta […]