Malas noticias para el Quebrantahuesos

 

Leo en 20minutos.es la mala noticia de que un furtivo mata un quebrentahuesos (Gypaetus barbatus) en Granada, en la Sierra de Castril, textualmente dice:

Técnicos de la Consejería andaluza de Medio Ambiente han hallado en el Parque Natural de la Sierra de Castril (Granada) el cadáver tiroteado de "Segura", una hembra de quebrantahuesos liberada en 2007 en la cercana sierra de Cazorla (Jaén) dentro del programa de reintroducción de este ave en Andalucía.

Hace 22 años murió envenenado el último quebrantahuesos salvaje de Cazorla. Ahora un salvaje acaba de asesinar a su primer heredero, uno de los cinco que ya volaban libres.

Según ha informado en un comunicado la Junta de Andalucía, el animal, abatido por disparos de escopeta el pasado viernes, fue localizado porque, al igual que los otros quebrantahuesos liberados por el Gobierno regional, portaba un dispositivo de seguimiento vía satélite. Los análisis realizados en el Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre (CAD) confirman que el animal falleció a causa de disparos de escopeta que afectaron a órganos vitales del ave.

En fin, una pena que estos furtivos pueden hacer estas barbaridades, y no sólo que las puedan hacer, sino que las penas sean tremendamente ridículas.

 

Fotos: http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Gypaetus_barbatus

 


 

ACTUALIZACIÓN

 

Parece que han cogido al ……………………………………………… (ponga lo que quiera en la línea de puntos, yo me voy a abstener de definirlo), vamos a llamar "presunto" asesino de la hembra de quebrantahuesos. Según leo en 20minutos.es:

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial, por el presunto uso ilegal de cebos envenenados, a un ganadero de Castril (Granada) que colocó tres piezas de carne envenenada en la zona donde el pasado día 25 de abril fue abatida a tiros "Segura", la única hembra de quebrantahuesos de Andalucía.

Al ganadero, identificado como J.G.G., de 67 años, también le ha sido incautada una escopeta cuya legalidad deberá justificar, según informó la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

 

Sólo espero que si es el culpable, la pena que se aplique sea ejemplar, para que el resto de posibles "presuntos" se lo piensen varias veces antes de llevar a cabo un asesinato de este o de cualquier otro animal protegido. Según dice el artículo, la pena podría llegar a ser de entre 2 y 4 años de prisión y de hasta 300.000 euros de multa. No le deseo ninguna suerte.