Rajoy promete 500 millones (¿!WTF!?) de árboles

 

La noticia de la promesa de Rajoy, de plantar 500  millones de árboles si el sale elegido presidente, que se puede leer extensamente en El País.com, ha generado mucho debate alrededor. Yo quiero expresar mi opinión desde aquí:

A mí me da verdaderamente miedo este tipo de promesas, porque, si bien es perfecto que se planten árboles, y cuantos más mejor, no hay porqué plantar 500 millones porque sí, sino que hay que realizar muchos y muy buenos estudios para decidir las reforestaciones. No se trata de repoblar por el hecho de hacerlo, y menos aun porque hay dinero y hay que gastarlo (como pasa con la administración pública) sino que se trata de comprobar si es necesario o no.

En una primera aproximación, y, en el caso de que sea necesario realizar una plantación, hay que estudiar qué especies se deben poner, porque ¿han de ser necesariamente árboles? ¿podemos plantar arbustos? ¿no nos sirve un estrato arbustivo? Hay zonas en las que con un estrato arbustivo es suficiente, y hay zonas que tienen potencial para algo más que pino carrasco, por ejemplo.

Yo tengo un criterio propio acerca de las repoblaciones, y considero que el primer punto a estudiar, antes de hacer una repoblación es el motivo por el que vamos a hacerla. Con esto me refiero a que hay zonas en las que se plantean plantaciones y son, primero, completamente innecesarias, porque ya existe una cubierta vegetal suficiente para la zona, y segundo, inviable, porque se plantean especies incompatibles con la estación de la zona. Este tipo de plantaciones conlleva unos problemas posteriores como pueden ser plagas, muy frecuentes en todo el levante, por ejemplo de procesionaria, que atacan fundamentalemente a pinos carrascos que se han plantado en zonas donde no se debía. Como dice un amigo "La naturaleza pone a cada uno en su sitio".

Hay zonas en las que se repuebla por poner árboles, cuando llevan décadas con unos espartales perfectos, que dan una cobertura al suelo ideal, con una retención de la escorrentía superficial increíble, y, sin embargo, se plantan pinos que, en un primer lugar, no van a desarrollarse completamente y puede que no lleguen a provocar regeneración natural, y, además, al plantarlos se cometen barbaridades, como apertura de caminos, hoyos, barranqueras, que terminan por estropear el ecosistema existente con anterioridad.

Si tuviéramos el dinero suficiente para plantear este tipo de actuaciones, habría que hacerlas, bajo mi punto de vista, con una proyección en el tiempo de unos cuantos años, es decir, si nuestro objetivo es conseguir un dosel arbóreo, no podemos empezar por plantar árboles, lo que debemos realizar es acelerar el fenómeno de repoblación natural, es decir, vamos a repartir la repoblación en el tiempo, empezando a plantar arbustos, y formando una buena masa arbustiva, que retenga y forme suelo, y que atraiga a otras plantas y animales, para formar un buen ecosistema; cuando tengamos esto funcionando, entonces es el momento de plantar árboles, con un buen monte bajo creado y operativo.

El problema de este método, es que no da votos a corto plazo.

La idea en sí es positiva, pero el desarrollo de la misma es lo que me da verdadero miedo. Y es así porque, si se destina el dinero necesario, que por otra parte es más de lo que se puede imaginar Rajoy, puede provocar que se "obligue" a realizar plantaciones en zonas o en condiciones erróneas.

¿Qué opináis sobre este tipo de repoblaciones "políticas"?

Al tanto de estas declaraciones han aparecido en prensa unas viñetas, que os dejo aquí:

 

 

 

 

Las dos primeras son del periódico El Mundo y la última del diário Público.

 ACTUALIZACIÓN (14.02.08) : El asunto sigue coleando, hoy a aparecido esta viñeta en El País: