Peligros en repoblaciones: los conejos

 

La semana pasada estuve revisando unos trabajos de repoblación que hemos ejecutado en la demarcación Este, la zona que visité en particular fue la de El Campello y la de Busot. En las parcelas de estos municipios me encontré con las plantas de la repoblación en las condiciones propias de estos trabajos, algunas (muy pocas para lo que esperaba) marras, algunas (más de las que esperaba) increiblemente crecidas, y la mayoraría con un crecimiento normal.

Las plantas se protegieron con tubos fotodegradables, tubos protectores, de la empresa Fortetub (de estos tubos ya hablaré más adelante, porque han dado un resultado espectacular) para protegerlas de las inclemencias del tiempo y de los animales. Pues resulta que los animales, en particular el conejo, tienen mucha paciencia, y si bien no se han comido ninguna planta que esté dentro de los tubos, en cuanto han asomado un poco, no han dejado crecer a ninguna, aquí os dejo unos ejemplos. 

 

Como se puede comprobar, esta última se ha librado un poco, ya veremos lo que la perdonan…

En estas fotos siguientes puede verse como la planta no puede crecer, ni asomarse afuera del protector, la planta está enrasada con la parte alta del tubo, si sale se la comen.

 

 

 

La especie en cuestión es la Coronilla juncea, que por lo que se ve, y por lo que sé, es bastante apetecible a los conejos, es muy parecida a la alfalfa (Medicago sativa), otra Leguminosa. Es a la planta que más han "atacado", los pinos (Pinus halpensys)  y los lentiscos (Pistacia lentiscus), entre otros, no han sufrido los dientes de los conejos.

Estos datos hay que tenerlos en cuenta para las siguientes repoblaciones en la zona, la Coronilla es un bocado muy apetitoso para los conejos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *