Un bonsái de acebuche natural

 

Hace poco estuve haciendo un inventario de vegetación en una parcela de Alicante, y me encontré una planta que me llamó fuertemente la atención. Encontré un acebuche (Olea europaea var. sylvestris) en un estado extremo, se había desarrollado sobre unas piedras y, al no poder recoger apenas agua, estaba formado como un bonsái. 

Así estaba creciendo este acebuche.

 

Tanto me llamó la atención que en un primer momento no reconocí la planta, tuve que fijarme hasta darme cuenta que lo que tenía delante era un acebuche que ha crecido en condiciones imposibles para casi cualquier otro árbol. 

Otra vista de cómo estaba la planta.

 

Una vez que me fijé en la planta y reconocí la especie que era, le hice una serie de fotos, para tenerla presente en caso de encontrar otra parecida, las fotos de detalle son estas: 

 

 

El acebuche suele tener porte arbustivo o arbóreo, pudiendo alcanzar hasta los 10 metros, en este caso, no alcanzaba ni el metro de altura. Lo más impresionante es el tamaño de las hojas, que, si bien los acebuches las suelen tener más pequeñas que los olivos, éstas eran especialmente pequeñas, no superando el centímetro o centímetro y medio.

Aspecto normal de las hojas del acebuche. Foto: naturalezafrague (Flickr)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *